Pasaporte al Desarrollo

El mes pasado fui invitado al cóctel  que, en honor del nuevo representante del Reino Unido en el Perú, el embajador Anwar Choudhury, organizó  la Cámara de Comercio Peruano Británica, en Lima.

En la ocasión, el Embajador mencionó la firme disposición del Reino Unido de colaborar con el mayor ahínco posible a la innegablemente enorme tarea autoimpuesta por el gobierno del Perú de convertirse en una nación bilingüe en castellano e inglés para el 2021, año de su bicentenario.

Obviamente, se le preguntó si consideraba aquella tarea al menos factible en los poco más de siete años que quedan para la fecha en cuestión. Su respuesta me sorprendió. Señaló que, al ser el idioma inglés más que una mera lengua, un pasaporte y entrada al desarrollo, Gran Bretaña se esforzará genuinamente por apoyar al Gobierno del Perú en esta tarea, y de esta manera de entregar a los escolares peruanos oportunidades reales para sus vidas.

Superando las reservas que cada lector pudiese mantener con respecto a la meta, plazos y al rol de Gran Bretaña en esta tarea; las declaraciones, el ánimo y todo el contexto me hizo reflexionar en lo siguiente, en relación con el tema del dominio del idioma inglés a nivel escolar en Chile:

1.- El dominio del idioma inglés a nivel escolar, ¿es una meta nacional que se está persiguiendo genuinamente en el país?

2.- Los programas a nivel escolar iniciados en el pasado en esta dirección, ¿se han robustecido, mejorado o al menos mantenido?

3.- ¿Existe alguna meta nacional definida, disponible para ser publicada o anunciada a la ciudadanía, para gatillar la creación de círculos virtuosos en esa dirección?

Como Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información, ACTI, tenemos la tarea de construir sistemas y soluciones inteligentes a partir del conocimiento y de las mejores prácticas. Si tomamos en cuenta que solamente en internet, el 56% del total del contenido está en inglés y solo el 5% en español, estamos frente a una brecha entre nuestros profesionales que dominan el inglés y quiénes no. Esta brecha aumenta cuando nos concentramos en papers y publicaciones que están en la frontera del conocimiento.

Es ya un lugar común disertar sobre la importancia del dominio del idioma inglés. Por ello, mi invitación es a superar la coyuntura y, como sociedad, crear los ánimos, plataformas, espacios y políticas para seguir creciendo en este propósito.

Se puede listar algunos esfuerzos públicos y otros privados, todos encomiables más no sistemáticos, desde mi personal mirada.

¿Existe en Chile las capacidades para lograr convertirlo en un país bilingüe en el idioma inglés? Por supuesto que existen las capacidades, recursos y prácticas  exitosas, sumados a la disposición de países anglo parlantes por apoyar esta causa.

Sin el ánimo de sumarme a las discusiones coyunturales, el idioma inglés seguirá siendo un imperativo de vida, independiente de los destinos o puertos de ésta o cualquier otra reforma educacional.

Es necesario un acuerdo de alta política en donde el sector público, privado y universidades definan un curso de acción claro, público, con metas y objetivos medibles y obviamente un liderazgo definido.

¿Queremos desarrollar Smart Cities, ahora?, pues al menos que los escolares sepan qué significa “Smart” y desde allí construyamos.

Desde ACTI nos ponemos a disposición de una tarea país como ésta, como siempre lo hemos hecho en los 30 años de existencia, a través de nuestro quehacer utilizando tecnología, infraestructura digital, espacios virtuales de aprendizaje, entre otros.

 

Gilbert E. Leiva

Director ACTI

Director Comité de Educación

Publicidad