Copa Confederaciones aumentará en 33% el uso de ancho de banda y pondrá en jaque la conectividad de las empresas.

Según cifras entregadas por la SUBTEL, la velocidad nacional en conexiones fijas es de 8,6 Mbps, contrario a los 24,7 Mbps que publican los ofertantes.

A pesar de ello, Chile se encuentra en el primer puesto en el ranking latinoamericano de conexiones en Internet fijo y en el puesto número cinco en conexiones telefónicas.

Desde el 17 de junio hasta el 02 de julio se llevará a cabo en Rusia la Copa Confederaciones 2017 donde la selección chilena de fútbol participará por primera vez en su historia. La gran expectación que esto ha generado a nivel nacional se traducirá en una alta demanda por ver los partidos que, por la diferencia horaria con el país organizador, se llevarán a cabo en horarios en que la mayor parte de los chilenos estará en sus trabajos. Aunque en el caso de la selección nacional en la primera fase de grupos, dos de los tres partidos se llevarán a cabo un día domingo y solo el juego del 22 de junio se llevará a cabo un día hábil.

Según la empresa de seguridad de la información, NovaRed, esto último tendrá un fuerte impacto en la disponibilidad de las redes empresariales ya que en gran parte de los casos el partido se verá vía streaming, no sólo desde computadores empresariales, sino que, a través de diversos dispositivos móviles, en muchos casos conectados a través de Internet de las empresas. Además, en estas ocasiones el uso de redes sociales se incrementa al compartir comentarios, fotos, repeticiones de jugadas, entre otros. “Ver este certamen futbolístico por Internet se convierte en la mejor alternativa para muchos chilenos que siguen a la ‘roja’ y que son amantes del fútbol en general, por lo que se espera que el uso de ancho de banda aumente en un 33% aproximadamente en comparación a un día normal”, señala Jorge Rojas Z., gerente de servicios gestionados de NovaRed.

La empresa de seguridad TI recomienda optimizar el tráfico de redes para que puedan soportar esta alza en la demanda de sus redes empresariales y así, ni trabajadores internos, ni clientes, vean afectado el acceso a los servicios con aplicaciones lentas o que simplemente no respondan. Por ejemplo, en el caso de empresas de consumo masivo, los sitios web podrían verse afectados si es que los trabajadores internos estuvieran haciendo un considerable uso del ancho de banda para ver los partidos. O bien, con la disminución en la conexión a la red se podría ver afectada la comunicación interna de la empresa perjudicando a los trabajadores donde Internet resulta fundamental para sus labores, como sería el caso en que los correos electrónicos demoren, más de lo normal, llegar a sus destinatarios.

Por otra parte, recomiendan limitar los accesos a sitios web de dudosa procedencia que permitan vía streaming, acceder a los diversos partidos de la Copa Confederaciones, esto porque los usuarios de las empresas podrían ser contaminados con virus u otros malware mientras acceden a estas transmisiones.
“Ante este escenario especial la solución no sería limitar a los trabajadores, sino que facilitar el acceso y consumo de banda ancha usando herramientas que permitan esa flexibilidad de forma segura y controlada. Para ello existen herramientas especialmente diseñadas para soportar este inusual aumento del flujo de tráfico de red, sin que ello afecte a la conexión estable que obtiene un cliente al visitar el sitio web de una organización”, explica el experto.

A ello, se suman algunas recomendaciones como priorizar el tráfico de red delegando cierto ancho de banda para diversas labores que otorguen preferencia al negocio; segmentar el tráfico, es decir, tener distintos enlaces de Internet, una para los trabajadores (saliente) y otro para los clientes (entrante) y; lo más importante, educar a los trabajadores sobre el uso de aparatos móviles para que utilicen su propio ancho de banda y no lo hagan a través del ordenador compartiendo Internet.