La mayoría de las empresas medianas sufren el “Síndrome del Hermano Mediano”

Las empresas medianas europeas (MSB) reclaman mayor soporte de los gobiernos y de las entidades crediticias, pues un 70% de ellas considera que sufre el “Síndrome del Hermano Mediano”. Según un nuevo estudio encargado por Ricoh Europe.

[También te puede interesar: Las medianas empresas europeas sufren del “Síndrome del Hermano Mediano”]

Las empresas medianas se consideran excluidas de las provisiones que se ofrecen a las empresas pequeñas y en fase de arranque, y además, muchas de ellas no disponen de las capacidades de las grandes compañías para afrontar complejas y costosas regulaciones. Para competir de forma efectiva, el 76% de las empresas medianas demanda que los legisladores creen un escenario en el que puedan llevar a cabo sus planes de crecimiento, lo que posteriormente dará lugar a una economía europea más fuerte.

El estudio descubrió que el 67% de las empresas medianas compite en el mercado con nuevos operadores y grandes organizaciones empresariales. Además, el 71% declara que se enfrenta a un mayor riesgo de quiebra debido a la dificultad de acceder a financiación.

“Las empresas medianas europeas están llenas de energía, tanto en términos de crecimiento como de ambición”, señaló David Mills, director ejecutivo de Ricoh Europe. “Los gobiernos, reguladores y entidades crediticias deben considerar cómo ayudar mejor a estas dinámicas empresas en beneficio de una economía más amplia. La gran mayoría de las empresas medianas quiere implantar tecnología, lanzar nuevos servicios y contratar personal con talento. Si la regulación y las políticas siguen frenándolas, las empresas medianas europeas encontrarán prácticamente imposible convertirse en el próximo gigante tecnológico o empresarial”.

El estudio revela que las empresas medianas tienen una serie de prioridades para los próximos dos años. Las tres primeras son el lanzamiento de nuevos productos o servicios (30%), la gestión del crecimiento (28%) y el uso de tecnología innovadora (28%).

Mills añadió: “Las 75.000 empresas medianas europeas [1] son responsables del 30% de los ingresos anuales generados por los negocios europeos. Los gobiernos y las entidades crediticias deben trabajar mano a mano con las empresas medianas para promover el crecimiento e innovación en toda Europa. Este es un elemento crucial necesario para que Europa continúe siendo un líder mundial en innovación y siga siendo competitiva frente a economías establecidas y emergentes”.

Nota: la definición utilizada en esta investigación para empresas medianas es un negocio entre 50 y 500 empleados e ingresos entre 2,5 y 100 millones de libras.

Publicidad