Esta semana se realiza la 14° edición EXPOMIN (Minería), el reconocido congreso mundial para la minería latinoamericana, lo que nos recuerda una de las lecciones más relevantes que hemos aprendido en relación a este sector productivo: la importancia de hacer más eficientes las asignaciones de gastos en logística, gestión y optimización de las labores de mantenimiento. Esto, para poder invertir mayores montos en energía y en el cuidado del medio ambiente y evitar así una crisis que le puede costar el negocio a cualquier compañía minera.

Estas falencias en la forma de organizar el trabajo se registran en las empresas mineras de todo el continente, principalmente, en la pequeña y mediana minería. Considerando que América Latina es una región donde buena parte de sus economías se basan en la exportación de estos recursos y que, pese a la crisis, aún emplea a una gran cantidad de personas en las faenas, siendo una fuente necesaria de ingresos. Por este motivo, resulta importante potenciar las medidas para que sea un rubro preocupado por su entorno.

Un ejemplo de esta deficiencia en la minería, es el uso de papel para la emisión de órdenes de trabajo y la generación de planillas de seguimiento en programas comunicacionales no adecuados. Otro, cuando el sistema de gestión de financiero no cuenta con un módulo de mantenimiento y la mina se encuentra a una gran distancia de los centros de servicio. Todos estos aspectos aislados parecieran no ser tan graves, pero sumado, podría resultar en un gran problema en Chile.

Algunas de las soluciones asociadas a estos problemas son los sistemas de gestión de mantenimiento integral, que contemplan un software y un servidor con un buen procesador. Sólo con esto, se puede realizar la migración de la base de datos y planillas de cálculo, contar con cinco terminales operables simultáneamente desde cualquier PC de la intranet; optimizar la coordinación de logística mediante reportes periódicos, minimizando las demoras; análisis de flotas y monitoreo de condiciones. Esto permite ahorrar en compras de insumos y aumentar los recursos destinados al cuidado del medio ambiente.

Otro importante beneficio de contar con un software avanzado para la gestión de mantenimiento, es el control de los gastos energéticos, y en el sector minero tiene especial importancia, tomando en cuenta la geografía donde se desarrolla. Por ejemplo, en el desértico norte de Chile, el impacto es considerable, siendo sumamente necesario trabajar sin afectar -o afectando lo menos posible- ese ambiente. El control del consumo energético no es solo una medida ecológica, sino que también tiene su impacto en el aspecto económico y con el uso adecuado de energía, existe un gran potencial para reducir costos.

Todos estos, son avances que pueden parecer básicos y que otros sectores más modernizados en gestión los tienen implementados desde hace tiempo, porque repercuten de forma más evidente en sus resultados. Sin embargo, la pequeña y mediana minería se está quedando atrás en la modernización de la gestión y, sobre todo, del mantenimiento. Las alertas tempranas y una buena visibilidad de lo que hay que ajustar, pueden marcar una sustancial diferencia para un negocio y para la vida de quienes trabajan allí y viven a su alrededor.

Por Nicolás Luders, Business Consultant, Infor Cono Sur.